Fernando Baptista: “Mi trabajo consiste en contar la parte de la historia que los textos y las fotos no pueden”

13 de Mayo, 2016 · Escuela Periodismo

Fernando Baptista, considerado como uno de los diseñadores más influyentes del mundo y que se ha destacado por su trabajo en National Geographic, dictó en la Facultad la charla: “El poder de la infografía”.

Por Bárbara Castro.

A partir de la invitación realizada de parte del Magister en Prensa Escrita, MPE, Fernando Baptista visitó la Facultad de Comunicaciones para, entre otras actividades, presentar la clase magistral “El poder de la infografía”. Allí expuso sobre la importancia que ha alcanzado la infografía como herramienta eficiente de comunicación.

El jefe del MPE, Cristóbal Edwards, dio la bienvenida al invitado y agradeció en especial el apoyo obtenido de parte de la Society of News Design, SND, de la revista National Geographic y la Asociación Nacional de la Prensa.

Baptista se graduó de la Universidad del País Vasco con un grado en Bellas Artes; trabajó freelance por varios años como ilustrador, diseñando stands de exhibiciones y escenografías y como artista de retratos y murales. Su carrera en el mundo de las comunicaciones comenzó en 1993 cuando ingresó a trabajar en el diario “El Correo” donde inició su aprendizaje sobre infografía. En 2007, llegó a National Geographic a formar parte del equipo de la revista en Washington DC. Además, se ha desempeñado como profesor en la Universidad de Navarra y en 2012 fue nombrado uno de los 5 diseñadores gráficos más influyentes del mundo de los últimos 20 años. Sumado a lo anterior, ha recopilado cerca de 125 galardones a lo largo de su carrera, incluyendo el Peter Sullivan, conocido como el “Pulitzer” de los infografistas y una nominación al Emmy por su trabajo en el corto “Walking with Giants”.

El invitado inició la clase destacando la importancia de lo gráfico en lo cotidiano, como “cada dispositivo que tu adquieres va a tener información visual”, mostrando ejemplos de manuales, instructivos y esquemas que se ven en el día a día.

“Todo se explica en una forma visual, porque es más fácil de entender y de retener”, opinó Baptista al referirse a la importancia que le da a los productos visuales que produce para National Geographic.

El proceso para dar vida a estos proyectos infográficos puede durar meses, incluso años, y como explicó el hoy Infographic Senior Editor de la revista, se trata de una labor especializada y con un objetivo claro: “Mi trabajo consiste en contar la parte de la historia que los textos y las fotos no pueden”.

Durante la clase, Fernando Baptista mostró varios ejemplos de trabajos que se han realizado en la revista y cómo fue el proceso para llegar a esas soluciones gráficas, lo que permitió que los asistentes se hicieran una idea de los diferentes pasos y actores involucrados en el desarrollo de estas propuestas. Además, destacó la posibilidad que da National Geographic de realizar trabajos visuales de alta calidad: “Siempre se busca la excelencia, se trabaja mucho tiempo en los proyectos así que hay poco margen de error, tenemos el tiempo y la dedicación para hacerlo”.

Según contó en su charla, cuando se define la idea o historia que se quiere llevar a cabo, Baptista suele viajar; ya sea para estudiar el tema en terreno, como sucede con los proyectos históricos o arqueológicos, o para contactar a expertos en el área que puedan aportar elementos que ayuden a que la propuesta final sea lo más precisa y exhaustiva posible en cuando a información y datos se refiere. Un ejemplo de ello es la infografía sobre el Templo Gobekli Tepe, en la que Baptista tuvo que trasladarse a Turquía y -junto a arqueólogos expertos - estudiar las ruinas que posteriormente había que reconstruir en papel.

Gobekli

Crédito infografía: National Geographic

También, Baptista habló de la necesidad de encontrar la mejor técnica que permita contar la historia visual de mejor manera. El proceso comienza con bosquejos simples acompañados de borradores de texto que acompañen el dibujo; después de eso, dijo Baptista, se define cómo se transformará esa idea inicial en un producto más completo. Su método predilecto son las esculturas y el trabajo fotográfico, que se digitaliza para así dar los toques finales y corregir cualquier inexactitud que sea detectada por los expertos e investigadores. “Yo simplifico lo que veo”, dijo en referencia a una infografía que muestra un corte axial de la selva amazónica con el foco en su biodiversidad. Luego de redactar el texto que acompañe a la infografía, para Baptista es esencial que el producto final sea amigable con todo tipo de dispositivos y con la web. En este último aspecto, puso énfasis en el valor de lo interactivo y cómo el lector se conecta con el contenido.

Por último, Baptista relató lo que fue su experiencia de realizar una infografía sobre los moais de Isla de Pascua y las nuevas teorías que buscaban explicar su traslado desde las canteras en que se tallaban hasta su posición final. Para llevar a cabo este proyecto, tuvo que viajar a Hawaii donde participó en el experimento que buscaba demostrar si los nativos eran capaces de hacer “caminar” a los moais con cuerdas hasta los altares. No obstante, el estudio en terreno tuvo que ser respaldado por expertos y registros que permitieran reproducir de forma exacta las estatuas, el terreno y otros aspectos de la teoría que, finalmente, resultó ser cierta y terminó siendo la historia de portada.

“Mi trabajo es mezcla de ser investigador, editor, diseñador e ilustrador, es con todas esas cosas que consigues hacer un buen gráfico”, concluyó Fernando Baptista.