Exalumnos de la facultad mostraron su emprendimiento: un videojuego educativo

7 de Octubre, 2013 · Sin categoría

En Viernes de Medios, Juan Ignacio Mason, Germán Easton y Andrel Uribe, exalumnos de la facultad conversaron sobre la elaboración de juegos educativos y el proceso creativo. El programa fue conducido por el profesor Juan Pablo Sarmiento.

Cuando un niño utiliza un videojuego, jamás se imagina todo el trabajo que conlleva su elaboración. En Viernes de Medios, José Ignacio Mason, Germán Easton y Andrel Uribe dieron a conocer el proceso de producción que requirió la formación de SerotoninTech, empresa especializada en videojuegos didácticos destinada a la creación de juegos para niños en edad escolar y su primer proyecto llamado Tambo.

José Ignacio Mason, German Easton y Andrel Uribe, creadores de "Tambo"

"Al hablar de juegos educativos, nosotros hablamos de educación no formal, de educar con la tecnología fuera del aula. En las salas es más complejo porque los alumnos viven en el siglo XXI y los profesores se quedaron en el XIX o XX", explicó José Ignacio Mason, director y gerente de SerotoninTech.
Respecto al proceso creativo, Andrel Uribe comentó: "el único pie forzado que teníamos era que José Ignacio quería hacer un videojuego educativo, y el hecho de que un videojuego busque educar, levanta una barrera con los niños, entonces fue un pie forzado bastante fuerte". Sobre la base de esa única idea, buscaron dentro de la educación el área que tenía mayor potencial artístico, en cuanto a guion y narrativa y de decidieron por la historia. Así nació Tambo, un videojuego enfocado en la historia del Imperio Inca.

El programa fue conducido por el profesor Juan Pablo Sarmiento

Germán Easton, director de arte de SerotoninTech, explicó el proceso del "Estudio de Historia", otro juego educativo, presentado en forma de serie:" El juego consiste en que un niño perdió su cuaderno de historia y debe prepararse para su prueba del día siguiente sobre la secularización. El estudiante va a la casa de su compañero, y juntos deben pasar por un laberinto que consiste en tres pasos". La otra etapa es un mapa conceptual contra el tiempo en el que los alumnos deben buscar palabras clave en un periodo determinado. Dependiendo del rendimiento de los niños, el episodio tiene finales alternativos.
Uno de los desafíos de los videojuegos educativos es hacerlos también entretenidos. En el caso de Tambo, Germán aseguró que además, fue muy desafiante para él trabajar en el área artística en un sistema que involucra la interactividad. "Nunca me había tenido que ceñir tanto a estar trabajando en torno a la 'jugabilidad' de algo y no tanto en el diseño", explicó.

Andrel Uribe: "el único pie forzado que teníamos era que José Ignacio quería hacer un videojuego educativo, y el hecho de que un videojuego busque educar, levanta una barrera con los niños

El tiempo de realización es algo que también se vuelve complejo para los creadores de este tipo de aplicaciones, ya que influye directamente en los costos de producción. "Pensábamos que en tres meses íbamos a tener listo Tambo, y al final nos demoramos un año más o menos", afirmó Andrel Uribe. Y respecto a la inversión que significó sacar adelante el proyecto educativo/comunicacional de estos tres directores audiovisuales, Mason aseguró que el ahorro previo fue clave para llevar a cabo la meta propuesta e hizo una exhortación final: "El mensaje es que se puede. La invitación es a dejar de soñar despiertos, y que se pongan a trabajar".
Puedes ver el programa completo en http://www.senaluc.cl/#20131004120321