Estudio realizado por Tren Digital y The Cow Company arroja alarmantes cifras sobre uso de smartphones

10 de Diciembre, 2017 · Cuerpo Académico, Investigación

El 91% de los chilenos revisa el celular apenas tiene un tiempo muerto. Este fue uno de los hallazgos del estudio #levantalavista, realizado con la finalidad de concientizar a los chilenos sobre el uso excesivo del teléfono en la vida cotidiana y sus altos niveles de dependencia.

smartphones

En la fila del supermercado, en la sala de espera de una consulta médica, en el auto mientras se espera la luz verde o en la calle antes de encontrarse con un amigo. Todos esos momentos que solían ser ocasiones para observar los alrededores, hoy son excusas perfectas para sacar el celular del bolsillo y encontrarse una vez más con el mundo virtual. Aunque sólo hayan pasado cinco minutos desde la última vez.

En la mayoría de los trabajos actuales, el exceso de tareas y la inmediatez con la que se exigen las cosas, ha generado que exista una sensación continua de resolver al minuto todo lo pendiente. En ese sentido, el mundo y en particular la sociedad chilena, se ha convertido en dependiente de sus smartphones, al nivel de sentir la necesidad de mantenerse cerca de él durante todo el día y dejar de lado una serie de prácticas que involucran interacciones directas entre las personas o con el entorno.

Este comportamiento fue analizado por el estudio #levantalavista, realizado por el think tank de la Facultad, Tren Digital, en conjunto con The Cow Company y con el apoyo de Carabineros de Chile, Santa Isabel, Jumbo, Easy, Lenovo y Subaru. Se observó a cerca de 1.200 personas mayores de 18 años de todo el país, a los que se les preguntó acerca de sus conductas cotidianas en relación a sus teléfonos celulares.  

smartphones

Entre los resultados, #levantalavista arrojó cifras de dependencia de los smartphones preocupantes. Según el estudio, el 91% de los chilenos revisa el celular apenas tiene un tiempo muerto, mientras que el 90%, lo primero que hace en la mañana y lo último en la noche, es revisar su teléfono. La imposibilidad de mantenerse lejos de estos aparatos por tiempos prolongados ha llegado a tal nivel que el 83% de los chilenos se ha devuelto a su casa a buscar el celular, sin importar qué tan lejos esté, e incluso el 57,6% sale a hacer actividad física con él aunque resulte más incómodo.

“¿Por qué y cómo se genera una dependencia? se genera por un acto reiterativo. Cuando me despierto o estoy en un evento social y lo primero que hago es tomar el teléfono; o voy en el metro y lo primero que hago es tomar el teléfono; o voy a cualquier parte y lo primero que hago es tomar el telefono; voy formando una ritualización”, explica el académico e investigador de Tren Digital, Daniel Halpern.

Esta sensación de dependencia y de urgencia por mantenerse conectado llega a niveles sumamente peligrosos cuando las personas entran en la lógica de peatones y conductores. El 40% de los chilenos cruza la calle mirando su teléfono, mientras que al 63% de los conductores le han tocado la bocina por cometer la misma imprudencia al volante. Asimismo, el 42,5% de los observados han estado en riesgo de chocar o sufrir accidentes por estar pendientes del celular mientras manejan y durante 2016 se registraron 25.000 accidentes provocados por conducción distraída.

Volver a mirar hacia el frente

Los hallazgos de este estudio reflejan una realidad muy familiar para los chilenos. A pesar de que las cifras de dependencia han aumentado explosivamente, hay quienes intentan poner freno a esas conductas, aunque con poco éxito. “Me sorprendió para bien que a más del 50% de la población le gustaría usar menos el celular y me sorprendió para mal que más del 50% dice que se ha prometido a sí mismo o a un tercero usar menos el celular, pero que no lo han logrado”, asegura Ronny Majlis, gerente general de The Cow Company.

Frente a este escenario, el objetivo principal de #levantalavista es concientizar a los chilenos en relación a esta problemática e incentivar un cambio de conductas frente a una tecnología que ayuda enormemente, pero que necesita de límites.