En la percepción del crimen las responsabilidades no son exclusivas de los medios, según estudio del profesor Sebastián Valenzuela

20 de Julio, 2015 · Facultad

La investigación fue presentada en la 68ª Conferencia Anual WAPOR, en Buenos Aires y analizó distintos aspectos relativos al temor a la delincuencia y el efecto de las publicaciones en los distintos medios.
fotoradio

La conferencia anual de WAPOR se realizó en junio en Buenos Aires, Argentina.

Por Gabriela Campillo F.

El profesor de la Facultad de Comunicaciones Sebastián Valenzuela trabajó junto a la investigadora de Sociología UC Magdalena Browne en el tema específico de la delincuencia en Chile, en el contexto de diversas investigaciones sobre los efectos de los medios en la opinión pública. Motivados en primera instancia por un encargo del Ministerio del Interior, comenzó una colaboración entre ambos investigadores que culminó con una presentación en la conferencia anual WAPOR (World Association for Public Opinion Research) realizada en Buenos Aires.

Sobre las motivaciones que anteceden la investigación, Sebastián Valenzuela afirmó: “Nos interesa resolver este debate que es bien cíclico en Chile. Cuando aumenta la preocupación por la delincuencia, las autoridades de turno se defienden diciendo que la victimización ha ido bajando o se ha mantenido, y por lo tanto hay una exageración en el temor de la gente de la delincuencia...Normalmente se le echa la culpa a los medios de comunicación, porque efectivamente los noticiarios cubren mucho las noticias sobre delincuencia. Es un tema que siempre surge. Incluso estas últimas semanas volvió, con los cacerolazos”.

El estudio, considerado más bien empírico, utiliza datos ya existentes y los examina de manera más acabada; por ejemplo los índices de victimización, el miedo al crimen y el uso de los medios por parte de las personas. Esto porque, según los autores, los efectos de la televisión se conciben como una combinación entre el contenido y las motivaciones personales.

A partir de lo anterior, la investigación de Valenzuela y Browne explica que las percepciones sobre el temor a la delincuencia y su evolución sí son parte de un efecto mediático, relacionado directamente con el consumo de noticias de televisión sobre delincuencia y la atención prestada. Agregan, sin embargo, que además afecta el haber sido víctima de algún delito o la presencia de ciertas características relacionadas con la vulnerabilidad (los adultos mayores, las mujeres en relación a los hombres, entre otros).

Sobre el rol específico de los medios de comunicación en la percepción del miedo, se advierte que existe una responsabilidad especial, a lo que Sebastián Valenzuela sostuvo: “Una manera de verlo es decir que los medios son culpables, ya que le conviene a los gobiernos de turno. Pero la verdad es que si uno mira bien los datos, lo que estamos diciendo es que los medios son un ingrediente más. No son lo más importante, aunque sí son importantes”.

Según el profesor, los medios importan y pueden alterar las percepciones de delincuencia, pero esa no es la historia completa. “Desde el punto de vista de las políticas públicas, aún si los medios de comunicación cambiaran su agenda y le dieran poca cobertura a la delincuencia, de igual manera habría percepciones de temor, porque eso es alimentado por otras fuentes. Es ahí donde Carabineros, la Fiscalía y otros actores tienen que preocuparse de solucionar el problema real”, argumentó. Sin embargo, advierte un problema cíclico: “Aunque solucionen el problema real, también los medios pueden instalar los temas”.

Finalmente, lo que se puede proyectar es el rol de los medios de comunicación de aquí a un futuro. Sobre eso, el profesor Sebastián Valenzuela opina que la responsabilidad de los medios existe, aunque no debe considerarse necesariamente como una culpa: “Muchas veces los medios se defienden diciendo que solo reflejan la realidad. Sí, es verdad, y de hecho encontramos que en el tiempo, el volumen de cobertura dedicado a la delincuencia sigue a la tasa de victimización. Pero esa correlación no es perfecta...Hay un espacio para que los medios pongan por decisión propia esos temas. Es ahí donde debieran ser conscientes de las elecciones que hacen y hacerse responsables de que esas elecciones no son inocuas, y tienen un efecto en la opinión pública.”