El escenario que enfrentan Chile-Perú en el juicio de La Haya fue analizado por expertos en la UC

22 de Noviembre, 2012 · Sin categoría

Destacados historiadores, ex cancilleres y periodistas analizaron el litigio marítimo que mantienen Chile y Perú en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

 

 

Ante una numerosa audiencia  de profesores, alumnos y especialistas vinculados al área internacional, política y académica se realizó en el Aula Magna de la Universidad Católica el Seminario: "El juicio ante La Haya y su impacto en las relaciones Chile-Perú".

 

Los decanos de las facultades de Derecho y Comunicaciones, Roberto Guerrero y Silvia Pellegrini, dieron una solemne bienvenida a los asistentes a esta actividad que abordó el escenario político, económico, social y comunicacional de este litigio.

Los alegatos de ambos países ante La Haya comienzan el 3 de diciembre (Foto Prensa UC)

 

Durante su intervención, Alberto van Klaveren, agente chileno ante La Haya, presentó el caso y explicó que  los argumentos centrales de nuestro país se basan en: “La primacía de los acuerdos, una conducta absolutamente consistente  con los acuerdos  por parte de  Chile y Perú. Una práctica de reconocimientos de terceros de límites marítimos y una máxima de gran importancia en el Derecho Internacional  pacta sunt servanda, los pactos deben cumplirse. Una máxima que a su vez constituye un principio básico en las relaciones internacionales que tienen que ver con la estabilidad de las fronteras, las que no deben y no pueden revisarse salvo que existan acuerdos entre las partes”

 

El representante chileno afirmó además que los fundamentos de la posición de nuestro país son las declaraciones unilaterales establecidas por Chile y Perú el año 1947; los acuerdos de 1952 y 1954 y posteriormente otros actos de carácter confirmatorio.

 

Según van Klaveren, la demanda del Perú tiene un significado histórico: “Es  una demanda que pretende modificar el statu quo marítimo entre ambos países, que se va elaborando de manera gradual, donde hay un primer intento de renegociación del limite el año 1986 y luego, la demanda se cristaliza en el año 2000. Se dan distintos pasos para la preparación de la demanda: primero la ley de líneas de base del año 2005 y luego, el año 2007 se presenta en un mapa la pretensión peruana que este país denomina el área de controversia, donde le pide a la corte que establezca una línea equidistante en el área de altamar, más allá de la las 200 millas  de Chile y también, el punto de partida, con un punto que está al suroeste del paralelo del hito 1”.

 

Este caso se inició el año 2008 cuando Perú presentó la demanda y entre el 3 y 6 de diciembre próximo se realizarán los alegatos por parte de ambos países y el fallo se conocerá en  junio o julio del año 2013. La Corte Internacional de Justicia de La Haya –creada en 1945- es un órgano superior de Naciones Unidas integrado por 15 jueces permanentes;  un tribunal que falla en derecho y que emite sentencia y opiniones.

 

Luego de esta ponencia, el seminario continuó con el tema “La Haya y su Impacto en la Relación Chile-Perú”, donde el ex canciller Juan Gabriel Valdés destacó los diversos encuentros bilaterales  que se han realizado entre chilenos y peruanos, “los cuales  han sido francos y han tenido la posibilidad de vislumbrar con claridad donde están los argumentos de las partes, ya no solamente las fundamentaciones jurídicas propuestas en la manera precisa y lenguaje adecuado, sino que también los comportamientos de las elites de los países, los sectores de la prensa, del mundo de la política y de la empresa”

 

Valdés argumentó que Chile pasa por el mejor momento de las relaciones con Perú,  y no solamente en lo que se refiere a la vinculación económica, sino a que en  Santiago hay dos mil trabajadores peruanos, lo que constituye un hecho muy positivo desde el punto de vista político y social.  Sin embargo, enfatizó “que existe un temor peruano de que Chile no va a cumplir el fallo y el otro temor es el nuestro, en el que parte del mundo político y de la elite piensan que este es el primer paso peruano imposible de detener y que seguirá planteando temas de esta naturaleza”.

 

Hernán Felipe Errázuriz, también ex Ministro de Relaciones Exteriores afirmó que para Chile esta demanda siempre ha sido un artificio, un ardid  que se fue tejiendo en el tiempo hasta que finalmente se concretó en el año 2008. Sin embargo,  valoró que esta situación haya cambiado debido a la “voluntad política de Alan García, Ollanta Humala y el Presidente Piñera, quienes coincidieron en terminar con el congelamiento de las relaciones,  cambio que permitió el acercamiento”.

 

El historiador y ex presidente de la CPC Rafael Guilisasti destacó el buen escenario económico en que se enfrenta este juicio, con inversión directa de U$ 7 mil millones de Perú en Chile y de U$ 12  mil millones de Chile en Perú. A raíz de esta situación favorable, propuso que después del fallo de La Haya “se debiera impulsar el desarrollo de áreas de interés común y de proyección, como la pesca en altamar, la minería,  la integración energética  o el desarrollo del crecimiento centrado en la inversión  y el consumo”.

 

El director del Centro de Estudios Internacionales UC, Juan Emilio Cheyre, sostuvo que el gran objetivo “es cómo lograr que este proceso genere una relación de paz y armonía definitiva con el Perú para así poder emprender caminos complementarios en beneficio del desarrollo de ambas naciones”.

 

A su vez, el director del diario La República de Perú, Gustavo Mohme, afirmó: “en mi país este proceso concurre en los medios con mucha tranquilidad, sin sobresaltos. Este es el camino para cerrar un capítulo de la historia. Y yo creo que ambos saldremos ganadores en este proceso”.

 

Cerró este seminario, el ministro subrogante de Relaciones Exteriores, Alfonso Silva, quien dijo que - por primera vez - Chile enfrenta un proceso en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, donde “se expondrá la posición sobre la base del Derecho Internacional, por lo que recordaremos la vigencia de los tratados que fijaron el límite marítimo. Es la postura que ha sido avalada por una práctica pacífica de más de 60 años”.