El desafío de Diego Gómez

26 de Agosto, 2016 · Cuerpo Académico, Facultad

El ingeniero UC y profesor de la Facultad de Comunicaciones conversó sobre el camino que lo llevó a integrarse a nuestra comunidad y los beneficios de la educación continua, a pocos días de iniciar un programa de doctorado en Estados Unidos.

Diego Gómez estudiará el Doctorado “Technology and Social Behavior” en la Universidad de Nothwestern, en Estados Unidos (Foto Bárbara Castro).

Diego Gómez estudiará el Doctorado “Technology and Social Behavior” en la Universidad de Nothwestern, en Estados Unidos (Foto Bárbara Castro).

Por Bárbara Castro

Son varias las razones que motivaron a Diego Gómez a tomar la decisión de realizar sus estudios de doctorado en la Universidad de Nothwestern en Estados Unidos. “Busqué programas en el extranjero con la intención de tener un conocimiento que no existiese en Chile, poder aprender, entrenarme y volver a la UC de tal manera de levantar nuevos proyectos, nuevos cursos y, sobre todo, nuevas metodologías de investigación”, explica Diego, días antes de partir a Chicago donde cursará el doctorado “Technology and Social Behavior”. Además, dice que otro factor importante en su decisión fueron las distintas dinámicas docentes que pudo conocer durante los cinco años que trabajó en la Facultad.

En cuanto a la importancia de la educación continua, el ingeniero industrial egresado de la UC asegura que en el escenario actual esta resulta necesaria, ya sea a través de programas académicos, cursos o simplemente el estar al día con lo que está pasando en la respectiva disciplina. “Uno puede quedarse atrás y otros profesionales van a ir surgiendo, porque sí saben. El tema es cómo uno se mantiene vigente en el mercado y en el mundo académico. La educación no termina una vez que uno se recibe o egresa, es un proceso constante hasta el último día de la vida “, dice.

No obstante, durante los inicios de sus estudios de ingeniería, Diego aún no tenía claro cuál sería su camino después del pregrado. “Yo entré a la universidad y como todos los chicos de 18 años, es difícil saber que va a ser de tu vida, pero estando en la UC empecé a ver y entender las oportunidades que existían, por ejemplo, el intercambio”, cuenta. Y aunque no tuvo esta experiencia internacional durante su pregrado, la aconseja por sus múltiples beneficios: “Les recomiendo que, si tienen la oportunidad de hacerlo, hagan un programa de intercambio, que conozcan el mundo y otras realidades. Al final eso abre las cabezas y te permite tener una mejor visión del mundo y a valorar de otra forma las cosas”.

En cuanto al valor de la formación UC para quien busca perfeccionarse afuera, Diego asegura que las oportunidades que da la Universidad son útiles en un mundo en donde la mayoría de las casas de estudio buscan perfiles completos de futuros candidatos antes que resultados estandarizados. “Se me abrieron muchas puertas, fui ayudante, Consejero Territorial, participé del Centro de Alumnos y de movimientos políticos, todas estas cosas te las va ofreciendo la Universidad y eso también te construye.”, afirma.

En 2011, al mismo tiempo que Diego realizaba su magíster en Ciencias de la Computación, un proyecto interdisciplinario estaba tomando forma en la Facultad de Comunicaciones. El desarrollo del software Work Key, liderado por la exdecano Silvia Pellegrini, necesitaba de un ingeniero y Diego no solo llegó para apoyar en la creación de este sistema web, sino que se quedó para colaborar en temas informáticos, de planificación y de gestión. Además, trabajó como profesor del curso Narración Interactiva y en el Taller de Convergencia Medial; y durante los últimos meses, participó de la creación de SCL, el Social Media Lab ubicado en el Centro de Innovación.

Finalmente, Diego considera que la lección más importante que le deja su estadía en la Facultad, es el valor de la interdisciplina. “Un ingeniero necesita hablar bien, escribir bien, ser empático y más humanizado. Mi formación fue bien estricta y ese es uno de los grandes errores de la ingeniería, no ponerse en el lugar de las personas. Eso es lo que busca la Facultad de Comunicaciones, cómo a través de las comunicaciones, interactuamos y entendemos las necesidades de los demás”, concluye este ingeniero que busca orientar su disciplina hacia otros horizontes.