El aporte comunicacional de la Facultad a los ancianos de la Fundación Las Rosas

28 de Septiembre, 2015 · Facultad

Una serie de videos que muestran la realidad de los ancianos que viven en hogares de esa entidad, realizaron alumnos y profesores de la Facultad, como parte de la iniciativa del Mes de la Solidaridad.

Solidaridad  interior 

Por Cristóbal Venegas

Un viernes del mes pasado, unos 20 alumnos de la Facultad llegaron al Hogar Clínico Nº1 de Hombres de la Fundación Las Rosas a compartir, conversar y cantar con los ancianos y trabajadores que allí se encontraban. El testimonio de los hombres que están ya en la “cuarta edad” (más de 80 años) emocionó y remeció a los estudiantes que, acompañados por los profesores Myrna Gálvez y Fernando Acuña, ayudaron también a la fundación en su área comunicacional. “Uno se topa con una realidad súper difícil”, declara Ángela Godoy una de las estudiantes que participó en la actividad, “pero había muchos abuelitos tratados con mucho respeto y mucho cariño”.

Esto partió de una iniciativa a nivel de la universidad, donde hubo una convocatoria del Mes de la Solidaridad para que cada facultad aportara desde su disciplina a una fundación u ONG. Comunicaciones hizo el contacto con la Fundación Las Rosas, a través del exalumno Max Donoso quien trabaja hoy en su área comunicacional. “La idea era que nosotros, desde el mundo de las comunicaciones, pudiéramos hacer un aporte, más allá de recolectar algo”, afirma Myrna Gálvez, la profesora encargada de la coordinación de la actividad. Fue entonces como un grupo de alumnos de Dirección Audiovisual y Periodismo comenzó a elaborar una serie de videos testimoniales, donde entrevistaron a Max Donoso, a un residente y a una trabajadora de la fundación. “Lo que visibilizamos en los medios de comunicación es más a ese adulto mayor recién jubilado, que cuida los nietos y que no está necesariamente tan enfermo”, dice Myrna para enfatizar la importancia de ver también este otro lado de la vejez.

Actualmente los videos de estas actividades están siendo editados junto a los encargados de la fundación para que puedan ser publicados en las redes sociales y así atraer aportes. “Ese material sirve como testimonio, pero también como aprendizaje para los alumnos de acercarse a esta realidad, acercarse a las problemáticas comunicacionales reales y a cómo miran el mundo estos abuelos”, afirma la profesora. Y no fueron sólo los alumnos los que aportaron a la fundación, sino que también hubo una recolección de aportes y útiles de aseo a nivel de académicos y trabajadores. “Las Rosas se financia principalmente con aportes. Hay un gasto básico de 800 mil pesos mensuales por abuelito, en pañales, cremas, medicamentos”, cuenta Myrna Gálvez, “Se juntaron aquí cuatro cajas grandes de materiales, y por eso debemos agradecer enormemente a los profesores”.

Pero esta no es la única instancia en la que la Facultad de Comunicaciones se preocupa por las problemáticas sociales desde un trabajo solidario. El ramo del profesor Fernando Acuña del primer semestre, Desafíos de la Comunicación, se hace bajo la disciplina de Aprendizaje y Servicio. Esto quiere decir que los alumnos, divididos en grupos construidos para ser heterogéneos, trabajan problemas comunicacionales de agrupaciones sociales reales, principalmente de la misma universidad. Ángela Godoy, ayudante del curso, dice: “Creo que el Aprendizaje y Servicio ayuda a que uno pueda poner en práctica tempranamente lo que es ser un comunicador de verdad. Por ser responsables de un proyecto propio, luego hay una satisfacción real, porque el trabajo que se hace tiene que ver con necesidades reales”.

Además, este mes de Septiembre comienza una iniciativa de parte del Centro de Alumnos junto a la Biblioteca Escolar Futuro, dónde alumnos de las tres carreras podrán hacer talleres de las disciplinas a escolares. El trabajo será completamente voluntario y organizado por los mismos alumnos. “Debemos cambiar el foco”, dice finalmente la profesora Gálvez, “la solidaridad no tiene que ver sólo con hacer una ayuda material, sino también hay que pensarla desde nuestras disciplinas, que se hagan acciones y proyectos concretos”.