Delegación chilena califica la misión a Cannes como un éxito del cine local y de la imagen internacional del país

15 de Julio, 2011 · Sin categoría

Vivir un festival es muy diferente a seguirlo desde la casa. En cada evento, el trabajo de muchas personas permite, en tiempo récord, sembrar semillas y, a la vez, cosechar los frutos. La delegación chilena que asistió este año al Festival de Cine de Cannes visitó la Facultad de Comunicaciones para contar cómo es vivir la experiencia.

 

La Misión a Cannes fue un éxito, según Acción Audiovisual UC y CinemaChile, que se han encargado de nutrir las experiencias que tienen los chilenos en el Festival de cine más importante del mundo. Así,  académicos, estudiantes, productores y distribuidores se sienten parte de esta empresa.

 

“Hay dos grandes corazones en la Misión. Por una parte está la Asociación de Productores que tiene una larga trayectoria en desarrollar producción industrial, y por otro lado está la UC, que a través de Acción Audiovisual potencia lo que pueden hacer los independientes con una fuerte campaña de marketing y así, da más visibilidad al cine chileno”, explicó Bruno Bettati, presidente Asociación de Productores de Chile y co-director ejecutivo de CinemaChile.

 

La visibilidad es crucial y Cannes entrega todo: el momento, el lugar y las personas indicadas. El sólo hecho de ir genera presencia. Además, la contratación de espacios específicos para el sector chileno, como el puesto en el Mercado del Festival y el cocktail, entre otros, hacen que la Misión permita que la inversión y el posicionamiento se rentabilicen.

 

“La presencia es relevante sólo cuando logramos tener buenos contenidos, cuando tenemos un corto o un largo y es seleccionado por el festival. Ahí somos una obra cinematográfica, un talento que se está desarrollando”, comentó Bettati.

 

Es por eso que la presencia dependerá de la calidad del producto. Algo que Chile ha mejorado año tras año, ya que siempre hay una película chilena en las ventanas importantes de los principales festivales. “Estamos avanzando a pasos agigantados”, sostuvo Alberto Chaigneau, secretario ejecutivo Consejo del Arte y la Industria Audiovisual, CAIA.

 

“Cuando la película Machuca quedó seleccionada, en 2004, se reinició nuestro pololeo con Cannes. Y ese vínculo se reforzó aún más hace 4 años”, enfatizó  Bruno Bettati y destacó que “hay una sensación de que existe una película chilena en cada festival relevante, por lo que se espera que los chilenos estén presentes en los festivales”.

 

Esta imagen se ha ido construyendo paso a paso. Uno de los principales actores es la delegación chilena que viaja a Cannes. Todos los años, 15  integrantes de la industria, pertenecientes a la academia, al sector privado y al Gobierno han sido parte de esta empresa. Sin embargo, en los últimos años se han sumado personas que viven en Europa o van por cuenta propia. “Lo que nos transforma en un pequeño ejército en un mercado que tiene 25.000 personas”, comentó Bruno Betatti.

Gracias a ProChile nuestro país tuvo un stand en el Festival de Cine de Cannes 2011

Publicidad y Prensa

La retroalimentación que se produce con cada Misión a Cannes ha permitido que, desde hace un par de años, la delegación vaya al Festival acompañada de un jefe de prensa y periodistas. Algo que han potenciado con un agente de prensa chileno y otro internacional, quienes trabajan en la planificación y ejecución de las estrategias comunicacionales.

 

La publicidad es algo que no se puede dejar de lado. Y por ello, el año pasado se instauraron las Duplas de medios, en las cuales,  los agentes de prensa deben seleccionar  los mejores espacios donde es pertinente aparecer y como éstos tienen una tarificación, la Misión los compra y aumenta su visibilidad.

 

ProChile realiza un importante aporte, ya que financia el stand en el Mercado de Cannes. Esto permite una instancia para entablar relaciones, contactos y mostrar qué es lo que Chile tiene para ofrecer. Además, potencia la forma en que el Festival mira a la delegación. Ya no sólo son artistas, sino que también clientes.

 

Gracias a la iniciativa de la UC, las relaciones públicas son unas de las acciones más antiguas. “Se relaciona directamente con la gestión que realizan los profesionales y el posicionamiento de metodología que se hace en otros países. La línea de lo audiovisual apunta a que exista capacitación sobre lo que está ocurriendo en otros países.  Y está más orientada a la producción y distribución”, detalló Bettati.

 

Por ejemplo, el cocktail que brinda la organización es importante, porque permite compartir con quienes participan o asisten a este festival, uno de los más prestigiosos y difundidos eventos internacionales de cine. El punto más llamativo de este año fue el cambio de foco que tuvo esta actividad. “Ahora revelamos a la película que está seleccionada y a su autor”, enfatizó Bettati. Este año fue Cristián Jiménez, director de Bonsái. Y la joven artista chilena Francisca Valenzuela cantó para los 220 invitados. “Nuestra presencia ya no es sólo las Torres del Paine o el Desierto de Atacama, sino que también vendemos una obra”, agregó el presidente de la Asociación de Productores.


La delegación chilena que fue a Cannes este año destacó la importancia de asistir a estos festivales, ya que  potencia la imagen del cine chileno

Face to Face

“El tema de la confianza y el face to face está institucionalizado en el mercado. Así funcionan y son las reglas. También opera con recomendaciones personales”, afirmó Alberto Chaigneau, secretario ejecutivo del  CAIA, y la delegación coincide con él.

 

Gregorio González, productor de la película “La Nana”, ha integrado 3 veces la Misión y entiende la importancia del estar. “En los festivales es donde ocurre el negocio. Todas las empresas que se dedican a mover las películas están presentes en todos los festivales. Los negocios se hacen ahí. El grueso del trabajo se hace en vivo. En todo negocio la confianza es un elemento fundamental”, reveló.

 

Diego Noguera, protagonista de Bonsái, confiesa que el actor que va a Cannes sabe que debe actuar como una persona importante aunque no lo sea, porque esa es la expectativa que genera a su alrededor. “Es necesario que uno esté a la altura del Festival y también de las expectativas que genera la película. Siempre hay que estar dispuesto a hablar y concentrarse en las entrevistas”.

 

El equipo completo es parte de un todo. Por ello, la preparación comunicacional de un actor debe permitirle ser consciente de que su rol es parte de la punta de un iceberg, donde el trabajo de muchas personas no es visible, pero que ellas, sin embargo, permitieron que el proyecto lograra flotar  y con éxito.

 

La visita a la Facultad de Comunicaciones permitió que asistentes e invitados  compartieran datos y experiencias. La industria está cambiando, todos buscan que la imagen del cine chileno se potencie. Quienes participan de esta actividad se van volviendo más cómplices, sin notarlo, todos reman para el mismo lado.