Cuatro proyectos que vinculan a la Facultad con la sociedad marcan el primer año de SCL

8 de Mayo, 2017 · Facultad

David Osorio en la oficina de SCL ubicada actualmente en el tercer piso de la Facultad, tras un año en el Centro de Innovación. Foto: Rocío Cano Muñoz.

David Osorio en la oficina de SCL ubicada actualmente en el tercer piso de la Facultad, tras un año en el Centro de Innovación. Foto: Rocío Cano Muñoz.

El Social Communication Lab (SCL), encabezado por el profesor David Osorio, trabaja de forma multidisciplinaria usando como ancla académica el curso Taller de Convergencia Medial en un documental para celulares, la segunda versión del Maratón de Big Data, una alianza con Start-Up Chile y nuevas formas de monitorear la energía solar

Por Rocío Cano Muñoz

En 2016 la Facultad de Comunicaciones inauguró el Social Communication Lab (SCL), un espacio interdisciplinario con Diseño e Ingeniería, para el desarrollo de proyectos digitales innovadores realizados a la par con externos que vinculan a la universidad con la sociedad. En su primera etapa a cargo de los profesores Diego Gómez y Francisco Fernández, que aún forman parte del proyecto, actualmente lo encabeza el profesor David Osorio, que cuenta con la colaboración del profesor Pablo Flores y la ayudante Shenoa Clermont.

“Todo lo que se hace en SCL necesita la interdisciplina. Nosotros tenemos un tercio de las habilidades que se necesitan en cada proyecto como Facultad, los otros dos se cubren con Ingeniería y Diseño, pero ojalá se integraran más carreras”, añade David Osorio, quien cerca de un año de la inauguración, explica que actualmente hay cuatro iniciativas que se están ejecutando, ligadas al curso que imparte en la Facultad Taller de convergencia medial.

 Según explica, el curso es uno de los pilares de SCL. En esa instancia académica que acoge alumnos de las tres carreras de la Facultad, además de estudiantes de ingeniería y diseño trabajan de forma multidisciplinaria y se plantean soluciones a desafíos de la comunicación mediante la tecnología y el emprendimiento. “Es muy inspirador para SCL este curso. La idea es que los proyectos que se generan en el taller sigan y se desarrollen en el laboratorio”, explica Osorio.

El taller cuenta con una alianza con Start-Up Chile –la aceleradora de negocios y emprendimientos–, quienes aportan la capacitación a los alumnos a través de las mismas experiencias de sus emprendedores. Los proyectos del taller también pueden formar parte de Start-Up Chile o de fondos similares, para que tomen forma.

Uno de los proyectos que se está realizando este semestre resuelve el reclutamiento de capital humanos en las empresas de tecnología en Latinoamérica mediante un reclutador virtual, para que los interesados se puedan presentar a través de la plataforma. 

Otro proyecto que lleva seis meses en desarrollo y que mantiene un panel solar hace dos meses en el techo de la Facultad, nace de alumnos de ingeniería, ayudantes de SCL. Los estudiantes trabajando en conjunto con la empresa eléctrica ENEL, están probando un aparato que emite información todos los días sobre la energía solar producida en Santiago. Tras este periodo de marcha blanca interna, el objetivo es que en algún momento los resultados puedan ser mostrados en la página de la empresa con posteos similares a un tweet.

Vecino virtual es un proyecto que están trabajando las profesoras del departamento de Dirección Audiovisual, Susana Foxley y Johanna Whittle, con la colaboración del profesor de Ingeniería, Andrés Neyem. Un documental interactivo, en el barrio El Aguilucho de Providencia, un sector que, como explica el profesor David Osorio, sigue conservando características provincianas y genera comunidad de barrio. “Básicamente está pensado como una experiencia en terreno a través del smartphone, para que cuando te desplaces tengas una experiencia enriquecida de lo que es un barrio, entenderlo e interactuar con él”, explica el profesor. Aún están en la etapa de investigación con los usuarios y evalúan las herramientas que utilizarán como videos y fotos en 360 grados, experiencias sonoras visuales de datos que aporta el usuario, geo-referencia, entre otras.

Además,organizarán la segunda versión del Maratón de Big Data, un encuentro de proyectos de programación que utilizan grandes bases de datos. “La primera fue un éxito y para que se siga consolidando estamos preparándolo con harta anticipación”, precisa Osorio y agrega: “Estamos por definir el foco del maratón, pero la idea es que no cerremos con nuestras ideas las posibilidades que puedan traer los estudiantes, que puedan ir más allá de lo que nosotros imaginemos”. También extienden la invitación a alumnos que no sepan programar, pero que tengan ideas interesantes, para que conformen un equipo y puedan participar.