Cristián Huepe explica la posverdad a través del fenómeno de la fragmentación

Cristián Huepe, físico teórico especialista en la investigación de fenómenos complejos, expuso en la maratón Big Data los resultados de un estudio sociológico acerca de la formación de opinión. A través de las redes complejas y el Big Data, Huepe pudo conocer el comportamiento de las personas en redes sociales y cómo forman allí su opinión, explicando cómo surge la posverdad a través de la fragmentación de grupos.

 Sara Alfaro

El Entel maratón Big Data, realizada los días 13 y 14 de septiembre en el Centro de Innovación contó con la presencia de Cristián Huepe, un físico teórico hoy residente en Chicago, quien cuenta con más de una década de experiencia en investigación de sistemas complejos. En la oportunidad, Huepe explicó cómo emergen las posverdades en las redes sociales digitales, a través de un estudio que mezclaba el análisis de datos y el uso de redes de conectividad complejas.

Huepe comenzó hablando de la física estadística, y de cómo trasladó la idea de la observación de partículas para concluir cosas sobre ellas, a la observación de fenómenos sociales. Así, le entusiasmó la idea de entender el comportamiento colectivo a través de distintas interacciones individuales. “Si podemos deducir los comportamientos de un gas, a lo mejor podemos deducir el comportamiento de otras cosas que están interactuando y que generan un comportamiento colectivo”, opinó Huepe en la instancia. 

Enseguida el invitado se internalizó en el tema de las redes, explicando que existen distintos tipos, como las sociales y las tecnológicas, entre otras. Dentro de la categoría están las redes complejas y Huepe explicó que estudiándolas se puede ir más allá de un promedio de datos, permitiendo predecir comportamientos. “Es algo más que la suma de las partes, y es lo que define a un sistema complejo. La potencialidad de construir estos modelos de redes, ir más allá del promedio, es enorme en cuanto a la capacidad de entender cuantitativamente las dinámicas humanas”, reflexionó.  

El físico explicó que estudiando el comportamiento de distintos usuarios en redes sociales, pudo sacar sus propias conclusiones de dónde emerge la posverdad y la formación de opinión en estas plataformas. Según Huepe, en su trabajo se realizaron una serie de estudios para entender la dinámica de la formación de opinión, considerando el tipo de redes que se originan en las redes sociales. Piensa que dentro de esta red hay relaciones bidireccionales, pero también unidireccionales, es decir, gente que sigue usuarios sin necesariamente ser seguido de vuelta por ellos. Así, hay mucha gente que no se expone a opiniones diversas y termina siguiendo solo a usuarios que comparten sus mismas opiniones. Para Huepe, hay dos estados finales en estas redes: los consensos, en donde hay diversidad de opiniones y el usuario adapta su opinión dependiendo de quienes sean sus relaciones cercanas, y la fragmentación, que sucede cuando finalmente hay una separación que resulta en dos redes independientes. “Es un estado final muy robusto, porque uno no va a cambiar de opinión. Una red piensa azul y la otra red piensa rojo, y no están conectados”, explica el físico. 

Finalmente, quedan dos redes de personas que piensan lo mismo entre sí, y para Huepe, allí es donde surge la posverdad. “Entre ellos se convencen de cualquier cosa, y de ahí sale la posverdad, que no tiene nada que ver con la verdad. Terminan reorganizando la red alrededor de ellos y se llega a la fragmentación. A mí me preocupa”, expresó el teórico. Al terminar su charla, Cristián Huepe sostuvo que las características de las redes de información de hoy en día potencian esta fragmentación, ya que el usuario es finalmente quien decide qué hacer con sus vínculos en las redes, y él determina a quiénes sigue:“ Ya no tenemos una red centralizada en la que todos vemos las noticias a la misma hora, ya no tenemos relaciones bidireccionales con quienes compartamos opiniones. Esa gente forma comunidades autorreferentes muy fuertes, siguen a poca gente, es imposible convencerlos de otra cosa”.