Cada vez más disminuye la programación infantil en la televisión abierta chilena

4 de Octubre, 2013 · Sin categoría

Dos exalumnos de Comunicaciones presentaron su estudio ¿Qué ven y qué quieren ver los niños? en el think tank de Acción Audiovisual, realizado en nuestra facultad. De un 13% (2010) a un 8,60% (2012) ha bajado la programación de las series infantiles en nuestro país, cifra que se condice con la cada vez más escasa entrega de fondos públicos a este tipo de audiencia. A través de su estudio Pablo Christiny y Catalina Guzmán quisieron demostrar esta cifra y comprobaron, entre otras cosas, que los niños quieren ver televisión de calidad.

 

Pablo Christiny y Catalina Guzmán, exalumnos de nuestra facultad han seguido con preocupación la disminución de los productos televisivos enfocados en la audiencia infantil. Ellos trabajan con Prix Jeunesse Internacional, con sede en Alemania, organización no gubernamental que reúne a todos los canales de tv infantil del mundo y cada dos años premia los programas de calidad en el festival que ellos organizan. Ellos reciben cada año programas orientados a este público, de todo el mundo; y uno de los comentarios de aquella entidad fue ¿por qué desde Chile están llegando menos series infantiles? Disminución que, según estiman ellos, se produjo hace dos años.

Con estos antecedentes, ambos periodistas comenzaron el estudio ¿Qué ven y qué quieren ver los niños? De manera de probar con argumentos y cifras lo que estaba pasando con la televisión abierta infantil. La investigación utilizó la metodología del Prix Jeunesse Internacional y contó con el apoyo del Ministerio de Cultura.
"Hicimos esta investigación donde el principal objetivo era sacar una fotografía de cuál es el comportamiento de la audiencia infantil hoy en día. Esta es la primera pieza que esperamos que sirva para fomentar a la industria de la televisión infantil", sostuvo Pablo Christiny al momento de presentar su estudio en el think tank de Acción Audiovisual, realizado la semana pasada en nuestra facultad.

Los ex alumnos UC Pablo Christiny y Catalina Guzmán

Una de las cifras que utilizaron para comenzar este estudio son las correspondientes al CNTV en donde se establece que la cifra respecto a programación infantil ha bajado desde 2010, desde un 12% a un 8, 6% en 2012. Y comprobó que Telecanal es que el más entrega este tipo de contenidos, con un 30%, pero que, sin embargo, es el canal menos visto por los niños.

Cifras del CNTV que demuestran que la programación infantil ha disminuido

 

Primera etapa del estudio
Los profesionales buscaron conformar un equipo multidisciplinario para traer a Chile la metodología de estudio utilizada por Prix Jeunesse Internacional. En la primera etapa, reunieron a 500 niños entre 8 a 10 años (4to a 5to básico respectivamente) en la salas de clase, de diferentes sectores de la Región Metropolitana y de distintos grupos socioeconómicos. La metodología consistió en que los menores dibujaran escenas impactantes que hayan visto en la televisión. A partir de la entrega de estos dibujos se categorizó el conjunto de ellos, y quedaron las siguientes tipologías: violencia intrafamiliar, violencia hacia una persona o grupo, truculencia, contenido sexual explícito, contenido erótico, abuso sexual a niños, género y homosexualidad. Respecto a las emociones que les provocaban estas imágenes, los sentimientos más reiterativos fueron "miedo" y "asco". "Las tres categorías más dibujadas fueron violencia, truculencia y contenido sexual; y las emociones, miedo y asco. Según los sicólogos, estas son las sensaciones primarias que provocan que los niños se sientan amenazados y no quieran seguir viendo televisión", sostuvo Pablo Christiny.

Mariana Hidalgo, Productora Ejecutiva, Área telerealidad de TVN, junto a la profesora UC Eliana Rozas, de la Gerencia Comunicaciones del mismo canal

Asimismo, mucho del contenido televisivo que los niños consumen proviene de los noticiarios, porque esta es una actividad que se realiza en familia. "Respecto a la cuantificación a la respuesta emocional, nos preocupa el síndrome del mundo maligno, que es descrito por la literatura y que es básicamente lo que nos pasa a todos los chilenos con el tema de las noticias, que es sobreestimar tu riesgo de victimización", puntualizó Catalina Guzmán.

¿Qué están viendo los niños?
Los primeros hallazgos de la investigación señalan que los niños ven televisión mayormente el fin de semana (3,2 horas diarias de lunes a viernes y 4,4 el sábado y el domingo). Asimismo, el horario en que más tiempo permanecen viendo televisión es entre las 16 a las 22 horas, durante los siete días de la semana.
Otra de las cifras revela que un 51% de los niños ve programas para adultos, considerando que muchos niños están viendo televisión después de las 22 horas; y que un 35%, no recibe orientación al respecto, ni positiva ni negativa.

Juan Ignacio Vicente, productor ejecutivo de Canal 13, el profesor UC Valerio Fuenzalida, y Verónica Calabi, Directora Área Audiovisual de ARTV TVI.

 

Además, otro de los principales hallazgos señala que los niños están viendo la programación que les está entregando la televisión, y que poseen escenas de violencia, sexo y truculencia, hecho que los impacta y genera en ellos rechazo (8 de cada 10 de los niños que participaron de este estudio).

Los niños prefieren contenido de calidad
La segunda etapa del estudio consistió en mostrarles un visionado con siete programas infantiles, reconocidos por Prix Jeunesse Internacional y elegidos por un equipo multidisciplinario, provenían de Dinamarca ("Operación X), Holanda ("Yotta"), México ("On TV"), Colombia ("La Lleva"), Brasil ("El niños y las ollas") y Chile ("Renata"). "Los programas de TV que se expusieron en esta muestra cumplen con el buen contenido y criterios de calidad, como enriquecer la vida social y emocional del niño, que se le presenten herramientas útiles, que él pueda aplicar para conocer el mundo exterior y conocerse a sí mismo, que impulse la creatividad, que los inspiren a causar un cambio en su mundo y se validen como actor social", agregó Catalina Guzmán.
Respecto a la encuesta que se realizó después, el 98% de los niños señalaron que sí les gustaría ver estos programas y un 70% evaluó que eran entretenidos y divertidos, y uno de cada cinco niños había aprendido algo con ellos, como por ejemplo el cuidado del medio ambiente.
"La calidad no tiene que ver con la técnica, lo que importa es el contenido, una respuesta emocional. Renata remontó esto y logró la apreciación de los niños, vieron la relación entre la matemática y música, se identificaron con Renata en donde te esfuerzas para lograr tus objetivos", sostuvo Christiny. Además se comprobó que este grupo etario está pidiendo más programas en donde los niños sean protagonistas, tal como el programa docu-reality danés, en donde una niña busca solucionar los problemas de su escuela y logra llegar al presidente de ese país.
Respecto a los programas preferidos por los niños, Los Simpson y Violeta son los más vistos, mientras que en la televisión de pago, Disney Channel y Cartoon Network son los canales que más prefieren.

El rol de la TV Pública
Uno de los cuestionamientos que dejaron estos exalumnos UC es el rol de la televisión pública en nuestro país, para potenciar la programación infantil y que no dependa de la publicidad como es actualmente. Pablo Christiny agregó que, "no podemos llegar y decir queremos TV pública. Lo que queremos proponer es un modelo que se está dando en Nueva Zelanda, en donde el estado tiene una participación activa en ciertas áreas, y que se compromete a lanzar un canal público, que saldrá en la web, en donde el privado aporta en una plataforma, necesitamos que exista esa sinergia".

El profesor UC Fernando Acuña puntualizó respecto a los canales privados.

Al término de la charla, los asistentes tuvieron la posibilidad de hacer sus comentarios respecto a la realidad de la televisión infantil en Chile. Alvaro Ceppi, de Zumbastico Studios, participante del think tank expresó "Lamentablemente en el programa que estamos produciendo, los niños no dicen 'profesor', dicen 'maestra'. Tenemos una tele de mala calidad, está clarísimo en el estudio. No hay que mirar a Nueva Zelanda, hay que mirar a Argentina, a Brasil, incluso es más fácil conseguir una reunión con un ejecutivo argentino. No hay apreciación por la tv infantil en nuestro país".
Andrea Cordones, creadora de la serie Renata, dijo que, "Los niños no dejan de ser niños, aunque vean Game of Thrones o The Walking Death, y lo que pasa es que nosotros como adultos no le damos la posibilidad de que sigan siendo niños".

 

Finalmente, Pablo Christiny agregó que, "hoy los niños están consumiendo tele chatarra porque eso es lo que les ofrecen, lo que este estudio confirma es que si se les ofrece un producto de calidad, les gusta. O sea, si ponemos un plato distinto en el menú, los niños lo van a consumir. Eso es lo que estamos promoviendo. Que los niños tengan la alternativa de ver calidad, algo que hoy no existe".