Andrés Ojeda fue destacado como el mejor profesor de la Universidad de Los Lagos campus Santiago

25 de Enero, 2016 · Facultad

El Subdirector de Asuntos Económicos y Administrativos de la Facultad es, desde hace varios años, docente de la sede Santiago de la Universidad de Los Lagos. Hacer clases es algo que le ha gustado  siempre y sus alumnos lo recompensaron eligiéndolo el mejor del 2015.

IMG_1979 

Por Alejandra Pavez

Andrés Ojeda es Ingeniero Civil Mecánico de la Universidad de Chile y dentro de todas las cosas relacionadas a los números entre las que se mueve, hacer clases es una que siempre le ha gustado. “Siempre me ha gustado hacer clases. De hecho cuando estaba en la universidad hacía clases a alumnos de colegio, de matemática, física y química… con eso me subvencionaba mis carretes”, cuenta Andrés. Y mientras estaba en la universidad y luego cuando trabajaba en su memoria, dictó clases de algebra, algebra lineal y propiedad de los materiales.

Por trabajo tuvo que alejarse de ese mundo, pero hace algunos años lo retomó en las carreras de Ingeniería de la sede Santiago de la Universidad de Los Lagos, donde es docente de evaluación de proyectos, finanzas, procesos industriales, costos y administración general, “hago de dos a tres ramos por semestre, generalmente en vespertino”, cuenta.

Y fue en la universidad de Los Lagos, donde en la evaluación docente de final de año, los alumnos lo calificaron con las notas más altas, resultando el docente con la mejor calificación.

Uno de las situaciones que lo marcó el último año y que cree que fue parte importante de este reconocimiento, fue haber ayudado a un alumno que estaba a punto de dejar la carrera; trabajaba en Metro, con un horario muy complicado, y a dos semanas de terminar el semestre le avisó a su compañeros que no quería seguir. “Era un buen alumno. A veces faltaba a clases pero cuando iba, aportaba harto. A pesar de que no asistía a todas las clases, le iba súper bien”. Andrés decidió contactarlo privadamente y lo convenció de no retirarse. “Hablamos y conseguí recuperarlo, logré hacerlo reflexionar y terminó su semestre. Haber rescatado a una persona… me pone contento”.

El reconocimiento lo hace feliz, “el público objetivo acá es gente que llega después del trabajo, destruida a estudiar y le ponen un empeño distinto. Es diferente estar trabajando y estudiando. Son alumnos especiales a los que me gusta hacerles clase y tratar de compartir mis conocimientos con ellos”, concluye Andrés Ojeda, al comentar una faceta distinta a su función como Subdirector Económico y Administrativo de la Facultad.