Alumnos de Periodismo chequearon la cuenta pública de los primeros tres meses de gestión de Sebastián Piñera  

esta en altA?

Guiados por el profesor de la Facultad Enrique Núñez, los estudiantes del curso Análisis Comparado de Periodismo contrastaron los datos entregados por el Presidente de la República el pasado 1 de junio. Los resultados fueron publicados en el sitio Factchecking.cl y difundidos en T13.cl gracias a una alianza con el canal.

Por Paola Bolelli Rabié

Aunque esta es la sexta vez que se realiza esta actividad en la Facultad de Comunicaciones, esta versión tuvo nuevos desafíos: chequear la gestión de un gobierno que lleva solo tres meses, el día del ejercicio coincidió con un paro votado por alumnos de la facultad, y la implementación de un sitio web para mostrar los resultados del fact checking.

“Fue una cuenta pública particularmente larga y desafiante de verificar, ya que es un discurso de primer gobierno, tenía además el componente de la alternancia con el gobierno anterior. Por lo tanto, esperábamos que la mayoría fuesen promesas, las cuales sólo en algunos casos se pueden evaluar en cuanto a viabilidad, solo si son más técnicas”, reconoce uno de los profesores del curso Análisis Comparado de Periodismo (APC) Enrique Núñez, quien estuvo a cargo de este ejercicio y guió a los alumnos durante la extensa jornada.  

Den8-itXkAA_vqv

En términos de promesas, por ejemplo, para revisar los anuncios sobre el CAE debieron contrastar primero cómo operaba el sistema actual. Entre las variables que sí fue posible comparar en solo tres meses de gestión, estuvo la conformación de las mesas de trabajo y el avance de su gestión en seguridad.

“Como la cuenta Presidencial se dio en día de paro votado, los profesores del curso optaron porque se hiciera sin evaluación formal. Se realizaría sólo por el ejercicio del periodismo y el aprendizaje”, publicó con orgullo en Twitter Eduardo Arriagada, decano de la Facultad de Comunicaciones y profesor del curso APC. Es que de los 52 alumnos que tiene el ramo, se presentaron 15, quienes se dividieron los diez temas principales que fueron mencionados en el discurso presidencial: Economía, Salud, Migración, Género, Sename, Internacional, Bolsas plásticas, Educación, Aplicaciones móviles y Seguridad.

Este año se creó un sitio web definitivo del fact checking –diseñado por la alumna de APC Katherine Páez–, el cual se seguirá usando para verificar los próximos discursos presidenciales. Enrique Núñez agrega que fue primordial haber contado con un grupo de trabajo excelente para armar el contenido de la web: “Con ayudantes que trasnocharon editando la noche antes, con dos del equipo más la Kathy nos quedamos hasta la 1 am en la Facultad, mientras el resto nos iba reportando online sus avances, y que se quedaron hasta el último minuto el día de la verificación”.

Otra novedad, es que esta vez incluyeron el audio del discurso para darle un respaldo adicional a las conclusiones obtenidas; e implementaron las gráficas diseñadas por el ilustrador Paulo Oñate –que anteriormente se habían utilizado en los debates presidenciales– para calificar los anuncios del presidente, según las siguientes categorías: “Creíble”, “creíble, pero…”, “sería creíble pero…”, “se puso creativo”, “no es creíble”, y “ciencia ficción”.

Screen Shot 2018-06-03 at 2.33.48 PM

Las conclusiones de la jornada

De acuerdo a Enrique Núñez, “el Presidente en la mayoría de las ocasiones estuvo correcto en los datos que escogió, pero hubo matices en su interpretación, por esa razón, en la mayoría de las verificaciones obtuvo un ‘Creíble, pero…’, que en algunos casos no coincidieron con las fuentes oficiales de información”, ejemplificando con el caso del Sename. El profesor sugiere que probablemente no se deba a una “mala intención explícita de la autoridad, sino que a una falta de rigurosidad al momento de elaborar discursos públicos”. Por lo mismo, destaca que el ejercicio del fact checking “busca aportar a subir esos estándares, al poner el discurso como objeto de fiscalización”.

Una de las afirmaciones del Presidente Sebastián Piñera que generó más controversia fue sobre “la recuperación del prestigio de Carabineros”. Según Núñez, “prestigio y estima no son los términos correctos, por lo tanto no existe evidencia para una afirmación así, por ende concluimos que ‘se puso creativo’”.   

Para Felipe Vásquez, quien es periodista egresado y ayudante de APC, la relevancia del fact checking radica “no sólo porque se trata de un ejercicio periodístico real, sino que también, porque se cuestiona lo que dice la autoridad, que es algo fundamental en un democracia. En ese sentido, considero muy valioso trabajar de esta forma en la universidad, porque así nos formamos mejor como profesionales”.

Katherine Páez, destaca que esta fue “una instancia especial. Se arma una sinergia bonita entre el estrés y la ansiedad. Por razones especiales todos los que estábamos aquí fuimos voluntarios, pero, más allá de eso, es loco ver el entusiasmo de los profes y la pasión que le ponen a esto. Se nota que tiene un significado más grande que solo una actividad del curso”.

 

bee635e0-6a2a-49fc-bf8f-3f2d7a0e9ddb

“El compromiso, rigor y vocación de los estudiantes y ayudantes siempre es un motivo de orgullo y emoción, y con un trabajo como este en que están reporteando dentro de un estándar profesional”, destaca Núñez. Es que por segundo año consecutivo cuentan con el respaldo de T13.cl; y tienen el orgullo de que la verificación realizada el año pasado estuvo al mismo nivel que proyectos como “Chilecheck” de CNN Chile y “El Polígrafo” de El Mercurio, al haber sido finalistas del Premio Periodismo de Excelencia que entrega anualmente la Universidad Alberto Hurtado.

Los alumnos de Análisis Comparado de Periodismo fueron preparados durante todo el semestre con ejercicios de verificación, lo que les permitió chequear las afirmaciones en un solo día. Contando además, con el apoyo presencial del decano de la Facultad, Eduardo Arriagada; de la directora de la Escuela de Periodismo, Ingrid Bachmann; de Enrique Núñez como editor general; de Luz Márquez como editora; de Ale Fernández como coordinadora y subeditora; y de los ayudantes Consuelo Morán, Alma Palacios, Ana Javiera Rojas y Felipe Vásquez como editores.