Alumno de la Facultad de Comunicaciones ganó el Concurso Literario UC 2013.

25 de Septiembre, 2013 · Sin categoría

Matías Castro cursa quinto año de Periodismo, es un buen lector y dice que el lenguaje adquirido en esta carrera le ha servido para la construcción de sus obras literarias. Botellas de alcohol vacías, colillas de cigarro tiradas en el piso, restos de tallarines fríos y un protagonista sin recuerdos que busca a su novia. Es el escenario estilo “yonki” que Matías Castro (24) quiso retratar en “AM”: su obra ganadora en la categoría “cuento” del Concurso Literario UC.

 

Matías Castro cursa quinto año de Periodismo, es un buen lector y dice que el lenguaje adquirido en esta carrera le ha servido para la construcción de sus obras literarias

 

Estudiante de quinto año de periodismo y hábil lector, Matías Castro lleva un buen tiempo escribiendo cuentos. "AM" no es el primero que escribe, pero sí el primero que envía a un concurso literario. Lo tenía guardado, sin terminar. Cuando en julio supo del certamen, a través de un afiche pegado en la Facultad de Comunicaciones, rehízo el texto hasta quedar satisfecho. "Yo esperaba al menos tener una mención honrosa porque sabía que (el cuento) estaba como redondito. Pero nunca imaginé el primer lugar", dice Matías.

Reconoce que no ha leído los otros cuentos que participaron: "Si hubiera salido segundo, me hubiera leído el primer lugar", cuenta. Prefiere las escenas de drogas y alcohol y critica la ausencia de estos temas en la novela juvenil chilena. Siente que falta que alguien describa cómo es el carrete por dentro: "A la novela chilena le falta algo", asegura.

Matías destaca el lenguaje que ha adquirido como estudiante de periodismo en la UC para la construcción de sus obras literarias: "con una óptica netamente periodística, o sea, escribir un cuento como si fuera una noticia".

¿Cómo te proyectas en general con el mundo de la escritura? ¿Como periodista o escritor, o como una combinación de ambos?

A mí me interesa bastante el periodismo cultural y siento que, de ahí, por razones bastante lógicas, se da como una mayor oportunidad de jugar más con las palabras que con la crónica roja o las páginas de economía. Ahí se va dando una linda simbiosis, por así decirlo, de lo que es periodismo y de lo que es la escritura. Entonces ese seria un escenario ideal para mi.