Albert Chillón en la UC: Un llamado contra el cinismo

20 de Enero, 2017 · Escuela Periodismo, Facultad

El académico y escritor español presentó dos charlas magistrales en la Facultad en las que abordó la relación entre el lenguaje, la antropología filosófica y el Periodismo. En la instancia exploró los términos que aborda en sus publicaciones: totalismo y facticidad, aplicándolos al contexto político y mediático actual.

Por María Mateos Correa

Ingrid Bachmann, directora Escuela de Periodismo UC; Juan Cristóbal Peña, director Escuela de Periodismo UAH; Albert Chillón, profesor Universidad Autónoma de Barcelona; Diego Núñez, periodista  y Daniel Swinburn, editor Artes y Letras diario El Mercurio.

Ingrid Bachmann, directora Escuela de Periodismo UC; Juan Cristóbal Peña, director Escuela de Periodismo UAH; Albert Chillón, profesor Universidad Autónoma de Barcelona; Diego Núñez, periodista y Daniel Swinburn, editor Artes y Letras diario El Mercurio.

El ensayista, escritor y profesor de Teoría de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona, UAB expuso y conversó con académicos durante dos jornadas acerca de la palabra, el discurso lingüístico, la posverdad y la relación que tiene el periodismo con la literatura. Su visita se enmarca  en el proyecto Fondecyt: «El todo, la parte y la contraparte: Incidencia de la ejemplificación como estrategia argumental de lo particular en la cobertura periodística chilena», en el que los investigadores son los profesores de la Facultad de Comunicaciones UC Ingrid Bachmann, Gonzalo Saavedra y Constanza Mujica. 

La obra de Albert Chillón analiza a las personas como seres de mediación construidos simbólicamente. El autor explora esta idea en el libro “Un ser de mediaciones. Antropología de la comunicación”, escrito en conjunto con el monje Lluís Duch, también profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona y especializado en Antropología. “El ser humano es un animal simbólico, creamos signos constantemente. Principalmente es un ser creador de conceptos y un ser técnico”, dijo Chillón.

El profesor explicó las tres bases de su construcción teórica: “Primero el pensamiento, desde la metafísica lingüística espontánea se nos enseña que el pensamiento es una pizarra que refleja el mundo, y que nuestra mente sería capaz de aprehender. Lenguaje: instrumento, meramente un vehículo de transmisión del pensamiento. Realidad: hay una idea de que la realidad es una semejanza a la realidad de las cosas y se le atribuye cualidades de las cosas”. El autor analiza y aplica estas ideas a la actualidad, al uso de nuevas tecnologías y formas de consumir medios de comunicación.

También habló sobre la posverdad, desde una perspectiva crítica, ya que planteó que la propagación de noticias falsas no es nueva, pero sí mostró preocupación respecto a la masificación de la práctica. “Hoy en día la mentira y el cinismo es sistémico, es un combustible de poder”, dijo Chillón, y agregó que el periodismo ha caído en una profesión domesticada, debido a que la rutina ha deseducado al periodista, cortando toda potencia creativa del lenguaje y obviando el ser ámbito simbólico inherente a la persona que comunica.

Planteó que el lenguaje es una herramienta creativa para todos quienes lo usan. La no ficción no existe, lo digo con honda preocupación personal. Se utiliza como sinónimo de calco o reproducción de lo real, cuando juntan a Capote con una deposición de Paulo Coehlo. La no ficción como adecuación de las cosas al intelecto no existe. Convertimos los hechos en discurso, en metáfora, en tropo. Hay tanta mímesis en un reportaje periodístico como en Madame Bovary”, dijo para cuenta de que, con objetivos diferentes, el lenguaje como herramienta para el relato periodístico no es distinta a la de la ficción.