Académicos de la UC discuten sobre el Alzheimer y la dignidad de la vejez en Chile

3 de Junio, 2014 · Sin categoría

En el programa Política en el Torres la profesora de la Facultad de Comunicaciones Soledad Puente, conversó con los académicos UC Luz Montero, Nibaldo Inestrosa y Jorge González sobre cómo es envejecer con dignidad en nuestro país.

 

Por Andrea Yavar

La baja actividad intelectual, dieta chatarra, depresión, sedentarismo, hipertensión y diabetes son algunas de los factores que según los expertos determinan el desarrollo del Alzheimer en una persona.

 

Esta enfermedad fue la que reunió a los profesores de la UC Nibaldo Inestrosa,neurobiólogo y Premio Nacional de Ciencias Naturales de Chile; Luz Montero,especialista en medicina familiar del adulto;  y Jorge González, neurólogo y especialista en trastornos de la memoria, demencia y Alzheimer, junto a la profesora de nuestra facultad Soledad Puente, en un nuevo programa de Política en el Torres, que se transmite por Radio UC y Señal UC.

 

Durante el programa se derribaron algunos de los mitos que rodean a esta enfermedad cada vez más común en la población adulta chilena.

 Martes,-3-de-junio-de-2014-2

Soledad Puente entrevistó en el programa Política del Torres a Nibaldo Inestrosa, Luz Montero y a Jorge González (Foto Gentileza Prensa UC).

Entre los temas tratados se incluyó la posibilidad de desarrollar Alzheimer por el sólo hecho de tener un familiar que haya sufrido la enfermedad. Lo cual fue desestimado por los especialistas. “Se sabe que solo el 0.1% es efectivamente familiar, genético, así que la opción de que se tenga Alzheimer es prácticamente cero”, afirmó el profesor Inestrosa. Sin embargo, si bien la genética no lo es todo, sí lo son los hábitos que se heredan en las familias y que se transforman en factores de riesgo para potenciar el desarrollo del mal.

 

Es por esto que  el diagnóstico se hace elemental para poder detectar el trastorno a tiempo y poder ayudar de una mejor forma a los pacientes y a sus familias a enfrentar el duro proceso. Según el profesor Inestrosa, ha existido una evolución en el diagnostico ya que antes se descubría el Alzheimer una vez que la enfermedad ya estaba en etapas más avanzadas.

 

“Ahora se intenta encontrar la forma de detectar la enfermedad antes de que se desarrollen las quejas de memoria o síntomas. En el futuro podremos saberlo mucho antes”, declaró.

 

Sin embargo, los estudios para detectar la enfermedad se han encontrado con un gran obstáculo. La ley de Derechos y Deberes de los Pacientes, aprobada hace dos años prohíbe hacer estudios en pacientes con problemas cognitivos, salvo casos en que el mismo paciente estando sano autoriza el examen.  Esta es la parte complicada y es también lo que ha retrasado la investigación en nuestro país.

 

Por ahora, los profesionales se dedican a lidiar con la enfermedad acompañando a sus pacientes y familiares en cada etapa. La doctora Luz Montero, explicó las distintas dificultades de cada fase, siendo la primera aquella en  la que la persona aún es autovalente y muchas veces la familia no quiere que se entere de su diagnóstico. Luego en la segunda etapa, el Alzheimer se encuentra en su estado medio y el paciente se pone agresivo, aunque es manejable con medicamentos. Finalmente la tercera es la más compleja, donde el paciente se encuentra postrado y puede pasar años así, sobre todo si se encuentra bien cuidado.

 

El problema recalcó la doctora, es la falta de políticas públicas para este tipo de casos. “No hay políticas para asumir a los postrados. Los consultorios están colapsados con ellos, la familia también está colapsada. Hoy hay una crisis del cuidado porque no está la capacidad institucional ni familiar”, dijo.

 

En relación a cómo se enfrenta esto en la familia, el doctor Jorge González, que diagnostica muchos de estos casos debido a su trabajo, comentó que su forma de proceder es que cuando una persona consulta por problemas de memoria, él le pregunta si en el caso de tener la enfermedad le gustaría saber. Luego, una vez que el diagnóstico se confirma se conversa con la familia y se les indica la primera determinación del enfermo. “El paciente tiene derecho a saber y tomar sus determinaciones. No podemos llegar, decirle e irnos. Es un proceso, no es un diagnóstico que se entregue impulsivamente. El paciente tiene que saber que cuenta con el apoyo del equipo de salud”, remarcó.

 

Confirmada la presencia de la enfermedad, viene un duelo de pérdida que se extiende por muchos años y lo vive tanto el cuidador como la persona. “Uno puede trabajar con el cuidador para que aproveche al paciente e intentar ser feliz. Pero es una relación que va a ser distinta a la que llevaban”, menciona el profesor González.

 

En cuanto a los problemas a los que se enfrentan los pacientes, el profesor Nibaldo Inestrosa destacó la importancia de las políticas de estado. “Los problemas del adulto mayor parten, entre otras cosas, porque la gran mayoría de los chilenos no tiene una muy buena jubilación, tienen muy pocos recursos y terminan comiendo pancito y té. La alimentación es pésima”, afirmó.

 

En cuanto a las formas de prevenir, los tres especialistas coinciden en que la alimentación juega un rol protagónico, siendo la dieta mediterránea la que más protege al cerebro de desarrollar el trastorno, por lo que el aceite de oliva, el pescado, frutas , verduras, cereales y la ausencia de carnes rojas son lo primordial. Además de esto, se mencionó también el descanso, la alimentación, el mantenerse activo intelectualmente y hacer actividad física para evitar la enfermedad.

 

Pero no solamente se debe cuidar esto a la edad adulta, sino que debe comenzar en la juventud. “El principal consejo a los jóvenes es que eviten las drogas y el alcohol. Que hagan deporte, coman sano, no tomar muchas bebidas energéticas y tener cuidado con el exceso de horas frente al computador o teléfonos, que llevan al sedentarismo”, cerraron los profesionales.

 

Política en el Torres es transmitido por Señal UC y por Radio UC.