Académica Claudia Labarca: “En las relaciones interculturales, cuando la identidad no es posible, lo que genera confianza es la interacción a través de la alteridad”

4 de Julio, 2018 · Cuerpo Académico

Claudiaok

Como parte de su proyecto Fondecyt, la académica de la Facultad de Comunicaciones realizó una presentación en la International Communication Association (ICA) sobre cómo se construye la alteridad en las relaciones de negocios entre Chile y China.

Por María Ignacia Cominetti

“Yo quería analizar las políticas de comunicación de las empresas chilenas hacia China, cuáles eran los canales, estructuras y temáticas más utilizadas, y cómo – a su vez– los chinos decodificaban eso y ver si había un match entre lo que nosotros queríamos comunicar y lo que ellos querían dar a conocer”, explica la académica de la Facultad Claudia Labarca sobre el proyecto Fondecyt que lleva desarrollando desde el año 2014.

Dentro de este marco global realizó sus dos últimas ponencias en la ICA: una sobre el análisis discursivo visual de viñas chilenas; y una segunda sobre cómo se construye la alteridad en las relaciones de negocios, “cómo yo, a través del discurso y la interacción con el otro, lo defino y logro definirme a mí mismo, estableciendo las políticas de comunicación hacia él”, explica la académica.

De acuerdo a Claudia Labarca, la literatura sobre este segundo tema establece que para generar estrategias de confianza uno debe basarse en elementos identitarios. A través de estos, uno tiende a confiar en lo que se parece a uno como individuo, ya sea cultural o socialmente. Una de las conclusiones más interesantes de esta investigación es la demostración de “que en las relaciones interculturales, cuando la identidad no es posible porque el otro se configura como un ser diferente a mí, lo que genera confianza es la interacción a través de la alteridad. Eso es entretenido en términos teóricos porque, de alguna manera, te muestra que no necesariamente la identidad genera confianza, sino que la alteridad también”, asegura.

En los análisis de las entrevistas que realizó a empresarios chilenos para esta investigación, Labarca se dio cuenta que estos construyen a sus pares chinos y a China como concepto, desde la alteridad. Le comentaban constantemente que no los entendían o que tenían costumbres diferentes, “entonces esa construcción de la alteridad es la que, de alguna manera, construye el discurso y es la base de la interacción. Sin embargo, y desafiando un poco los marcos teóricos existentes, sí construye confianza”, agrega.

Según la académica, existen también varios estereotipos que dificultan la comunicación, por eso es necesaria una interacción constante para que ese “otro” deje de ser algo tan distinto, “a medida que generas interacción y conocimiento vas construyendo un puente de confianza, el cual permite empezar a ver al otro de manera diferente, no tan estereotipada”, dice.

Sobre la reputación de Chile en China, la académica sostiene que es bastante buena, pero que es más bien de nicho, entre los empresarios chinos que comercian constantemente con el país. “No es que tú te pares en la mitad de Shanghái y digas ‘¿Quién conoce Chile?’ A nivel de ciudadano común nadie conoce Chile porque no tiene una imagen país muy fuerte”, explica Claudia Labarca.

“Lo interesante de estudiar estas cosas es que cuando uno conoce al otro, en el fondo se conoce más a sí mismo, y desde ahí se construyen relaciones de confianza y reputación a nivel corporativo”, finaliza.